F Limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz | GringoTV: salud y bienestar
¿Qué es nuevo?
Loading...

Limpieza hepática y de la vesícula de Andreas Moritz

La limpieza hepática fue un experimento luego que alguien me ha comentado de este tratamiento y de comprar el libro. Nunca pensé que iba a tener tan buenos resultados y todo el interés de la comunidad hispañola. Eso me animó para seguir y difundir la Limpieza hepática de Andreas Moritz.

HAZ TU CUERPO UN FAVOR y CAMBIA TU VIDA!

Te recomiendo informarte bien sobre los beneficios y su procedimiento. En el vídeo te explicaré como funciona la dieta incluso podrás ver los resultados de los cálculos botados.

Compra el libro en Amazon: http://sh.st/ilRNa
o baja el libro por un costo pequeño en http://sh.st/ilR4K
o si escribes un comentario simpático en este artículo, difundes el vídeo y preguntes por el libro, te lo enviaré por correo sin costo.

El procedimiento se basa en un período preparatorio (6 días), durante el cual se ingiere diariamenteal menos un kilo y medio de manzanas. Esto se realiza para generar un ablandamiento de los cálculos, por acción del ácido málico presente en la manzana. Luego, durante los dos días de la limpieza se toman 4 vasos de solución magnésica (sulfato de magnesio). El efecto del magnesio es dilatar los diminutos conductos biliares, a fin de facilitar el tránsito de los cálculos reblandecidos por la acción de las manzanas. Finalmente se ingiere una emulsión de aceite de oliva y jugo de pomelo, lo cual provoca un fuerte estímulo de secreción biliar, lo cual activa la expulsión de los cálculos. Antes y después de la limpieza hepática profunda, es necesario realizar una cuidada limpieza de los intestinos, a fin de evitar el estancamiento de los tóxicos cálculos biliares en el tránsito intestinal, lo cual generaría una peligrosa reabsorción de la materia tóxica expulsada (parásitos, virus, materia putrefacta) a través de la mucosa intestinal. Además de migrañas y nauseas, podrían generarse cuadros de pancreatitis o apendicitis. Lo ideal es hacer antes de la primera hepática profunda, un lavaje colónico completo (3 sesiones) y luego una limpieza con agua salada (o una sesión simple de colónica), a modo de “enjuague intestinal”. En las sucesivas hepáticas y según se lleve a cabo una alimentación fisiológica (solo frutas, hortalizas y semillas) puede prescindirse del lavaje colónico previo y limitarse al “enjuague” posterior (agua salada, sesión simple de colónica, etc). La técnica no es aconsejable para ser realizada en medio de enfermedades agudas (gripes, fiebres, diarreas, etc), período menstrualembarazo o lactancia. En cambio resulta sumamente aconsejable en enfermedades crónicas, al resolver la causa profunda del problema. Dependiendo de la congestión presente en cada persona, suelen ser necesarias varias sesiones de este método, entre las cuales debemos dejar al menos un mes de intervalo. La ausencia de cálculos en las evacuaciones es la señal que hemos concluido el proceso satisfactoriamente. Una vez ultimada laserie completa de limpieza hepática profunda, y dependiendo de los hábitos higiénico/alimentarios de la persona, se sugiere realizar una limpieza anual como mantenimiento preventivo, preferentemente en coincidencia con el equinoccio de primavera (21 de setiembre).

LOS SEIS DÍAS PREPARATORIOS 
Durante los seis días previos a la limpieza, se recomienda una alimentación frugal, depurativa y fisiológica. En este período, no se debe consumir: lácteos, fritos, almidones, féculas, proteína animal, alimentos muy fríos (helados), cantidades excesivas de alimento, ni medicación crónica no esencial. Para las personas con obligaciones laborales, es útil comenzar este lapso un día domingo, a fin de culminarlo un viernes, dejando la limpieza propiamente dicha para el fin de semana no laboral (sábado/domingo).
Diariamente debemos consumir 1,5 kg de manzanas frescas (rojas o verdes), alejadas de las comidas (al menos una hora, mejor dos) para favorecer la asimilación del ácido málico (puede ser a media mañana y a media tarde). Lo ideal es fruta masticada o licuada, ya que el jugo (aún casero) elimina la fibra en el centrifugado y provoca desorden de la glucosa en sangre (picos de hiperglucemia y resistencia a la insulina). Obviamente no debemos usar jugos industriales ni conservas, ya que se necesita la vitalidad, la carga enzimática, la oxigenación, la alcalinidad y la ausencia de aditivos de la fruta fresca.
Para casos extremos, como por ejemplo una diabetes descontrolada, se puede utilizar el ácido málico, principio activo clave presente en la manzana. En este caso, la dosis de manzana se puede reemplazar con 2 gramos de ácido málico disueltos en ½ litro de agua tibia; bebiéndolo a sorbos durante la jornada. También puede usarse el ácido málico a fin de completar una ingesta parcial de manzanas o bien en personas sin plena autonomía o con dificultades para consumir el kilo y medio diario de lairremplazable fruta fresca. Aclaración importante: Siempre resulta preferible el efecto de la manzana frente al ácido málico, por el aporte enzimático y los numerosos principios activos de la fruta fresca.
El ácido málico también puede ser usado comocomplemento de las manzanas, a fin de garantizar la adecuada presencia de este principio activo durante la preparación, ya que su carencia puede generar cólicos durante la eliminación, al no ablandar suficientemente los cálculos. Por seguridad es siempre preferible que sobre ácido málico a que nos quedemos escasos del principio ablandante de las piedras.
Es también importante observar la regularidad cotidiana del vaciamiento intestinal durante estos 6 días. Muchas personas suelen comenzar a eliminar cálculos durante este período y dada la toxicidad del material eliminado, en caso de retención intestinal, se estaría generando un proceso de reabsorción tóxica, que puede derivar en migrañas y malestar general. Por lo tanto resulta clave asegurar el diario vaciamiento de los intestinos, usando cualquiera de las técnicas ya explicadas.

El protocolo y los ingredientes de la limpieza según Andreas Moritz:
1) 6 días tomar jugo de manzana (6 litros en total)
2) Preparación para el 6to día
-   Sal de Epsom (Magnesium sulfato)
-   1 Pomelo (o 2 naranjas y 2 limones)
-   1 litro de aceite de oliva
3) 18:00 hrs. Tomar 1er vaso de 3/4 de Sal de Epsom
4) 20:00 hrs. Tomar 2nd vaso de 3/4 de Sal de Epsom
5) 21:30 hrs. Hacer una enema de agua (si no ha hecho una limpieza de colón aún)
6) 21:45 hrs. Exprimir el pomelo (toronja) o naranja con limón, mezclar con 1/2 de vaso de aceite de oliva
7) 22:00 hrs. Tomar todo el cocktail
8) 6:30 hrs. 7to día. Tomar 1 vaso de 3/4 de Sal de Epsom
9) 8:30 hrs. Ultimo vaso de 3/4 de Sal de Epsom
10) 10:30 hrs. Comenzar a comer de poco a poco



2 comentarios: Escribe tu comentario

  1. síiiii, yo lo he practicado varias veces y los resultados son increíbles. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca lo he practicado, pero tengo miedo k no salgan bien las cosas

    ResponderEliminar